Poco espacio: Recibidores pequeños pero con encanto ¡Inspírate!

Aunque tu recibidor sea diminuto, se puede decorar con encanto

Traslada al mundo de la decoración la expresión “la esencia grande, en tarro chico se guarda” y dale un toque único a ese ambiente que da la cara nada más llegar a tu casa.

1. Con sólo un perchero:

Aunque apenas tenga 1 metro cuadrado de espacio, tu recibidor merece atención decorativa. En este caso, el ventanuco se convierte en un elemento clave al proporcionar luz natural y una repisa donde colocar libros y complementos llamativos. Debajo, un sencillo perchero con un bolso y un pañuelo vistoso aporta un encantador aire íntimo al ambiente.

con-solo-un-perchero_galeria_portrait

2. Cajones:

Es una buena opción si sueles dejar el correo nada más llegar a casa. Una consola con cajones te permitirá guardar las cartas sin que el recibidor se llene de papeles desordenados. Analiza el espacio del que dispones para avanzar hacia el resto de la casa y elige una consola con el fondo adecuado para que no obstaculice el paso. Si cuelgas un espejo sobre ella, duplicarás el espacio visualmente.

necesitas-cajones_galeria_portrait

3. La mínima expresión:

¿Y que sucede cuando apenas hay espacio? Fíjate en esta imagen. El recibidor, como tal, no existe, ya que solo se dispone del espacio necesario para abrir la puerta. Sin embargo, tres láminas de conciertos de danza enmarcadas en la pared crean un recibidor mini de la nada. El taburete, fácil de desplazar, con una damajuana de HK Living a tono con los carteles, “amueblan” el espacio cuando todos los miembros de la familia ya están en casa y nadie necesita abrir la puerta.

la-minima-expresion_galeria_portrait

4. Largo y estrecho:

Es un tipo de recibidor característico de las construcciones antiguas. Salvo que modifiques la distribución y derribes tabiques (algo que no siempre se puede hacer por motivos de seguridad estructural), lo mejor es jugar con las posibilidades que ofrecen sus largas paredes.

Aquí, la de la izquierda se aprovechó con un mueble a medida a base de armarios corridos con poco fondo. Al ser un diseño volado, resulta ligero. Sobre él, una repisa permite colocar algunos libros y portavelas, pero dosificados para no recargar el espacio. Unas fotografías enmarcadas completan el conjunto. La pared de la derecha se revistió con pintura de pizarra y se convirtió en un panel para dejar recuerdos y notas. Al fondo, sobre la puerta del baño, tres estantes proporcionan espacio de almacén para libros de bolsillo y realzan la altura del techo. El punto final lo pone la alfombra de diseño geométrico.

largo-y-estrecho_galeria_portrait

5. Juego de reflejos:

El único elemento decorativo que vemos en este recibidor, de forma compleja y que finaliza en una zona de trabajo, es un perchero. A primera vista parece que es de madera, sin embargo en realidad es un espejo que refleja la pared de enfrente. El diseño incluye una mini balda para dejar la cartera o las gafas al llegar a casa, y percheros en forma de gancho para colgar los abrigos.

juego-de-reflejos_galeria_portrait

6. Para los zapatos:

Tal vez el recibidor sea pequeño, pero ofrece una buena capacidad de almacén gracias a este zapatero. Para añadirle encanto y que no parezca una zona de armarios, sobre él se han colocado complementos decorativos y un reloj de pared. Si el recibidor es muy pequeño, una opción es pintar la puerta de entrada en color blanco: así no se “echará” visualmente sobre el espacio, empequeñeciéndolo.

aqui-dejo-los-zapatos_galeria_portrait

7. Tan solo un banco:

De madera y con asiento de yute, es el único mueble que decora este recibidor. El único, tal vez, pero incluye más elementos decorativos. Por ejemplo, los cojines con estampados glamurosos logran un interesante contraste con el diseño rural del banco. Detrás, un zócalo de láminas de madera a media altura, rematado por una balda con poco fondo, añade a la pared protagonismo decorativo. Sobre la balda, velas, una pizarrita para anotar mensajes y un pequeño lienzo con una romántica declaración de intenciones.

¿Te has fijado en la caja que hay debajo del banco? Una idea decorativa que además soluciona el problema de dónde almacenar las botellas hasta que las lleves a reciclar en el contenedor del vidrio.

tan-solo-un-banco_galeria_portrait

8. Para que nada se olvide:

Una cita con el médico, la revisión del coche, aquella reunión con el profe de tu [email protected]… El recibidor puede ser una excelente opción para recordar lo que tienes que hacer antes de salir o nada más llegar a casa. En este caso, el vinilo de pizarra da un aire cosmopolita al ambiente con su skyline de la ciudad de Nueva York. Un perchero blanco, que se funde con la pared para pasar desapercibido, y un banco, completan el conjunto.

para-que-nada-se-olvide_galeria_portrait

Mi Casa


Síguenos en Facebook

Recibe las mejores historias en tu bandeja de entrada

Inicia sesión con


O

No se preocupe, no hacemos spam

LO MÁS VISTO
LO ÚLTIMO
RECOMENDADO